El doncel de don Enrique (Mariano Jose de Larra) Libros Clásicos

Página 31 de 298

.. No será malo hacer la señal de la cruz y santiguarme... ¿Qué es esto?... ¡Ah!, no es nada; es mi sobrecapote, lo estaba pisando; hubiera dicho que tiraban de mí... Disimulemos el miedo; ya está aquí el paje: es preciso buscar un pretexto para estar acompañado.
A esta sazón entraba ya un pajecito que podría tener catorce o quince años todo lo más.
-El camarero dice...
-Sí, el camarero dice bien -interrumpió Ferrus sin enterarse y sin saber todavía qué pretexto suponer para justificar aquella intempestiva llamada-. ¿Dormías, Jaime?
-Pesia mi alma si he podido en mi vida pegar los ojos en esta maldita cámara. El miedo me tiene más despierto que una liebre.
-¿El miedo?
-Pienso que puedo hablar francamente con el señor Ferrus y que no irá a decir a su señoría...
-Habla sin temor. ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia. -dijo para sí el ingenioso juglar.
-Si va a decir verdad, puedo jurar por el salto que dio el Cid sobre la puerta de Burgos estando un día a caballo, según nos cuentan...
-Adelante.
-Puedo jurar que no veo sino espíritus del otro mundo... y a cada paso se me antoja que me arrebatan por los aires...
-¡Eh! -interrumpió Ferrus echando una mirada a todas partes-. ¡Bah!, niñerías, Jaime, niñerías; yo te creí hombre de más valor. ¡Qué valiente es uno -añadió para sí- cuando está con un cobarde!
-¿Niñerías? ¿Os parece, señor Ferrus, que cuando las gentes han dado en hablar de la magia blanca o negra, que ni aun eso quiero saber, de nuestro amo, no se lo tendrán bien sabido? Si hubierais de dormir, como yo, algunas noches tabique por medio con nuestro señor conde, ya me daríais noticias de las niñerías; y si no decidme ¿con quién habla mi amo cuando no habla con nadie?
-Claro está, con nadie.
-Quiero decir cuando está solo.
-¿Y con quién puede hablar?
-¿Con quién ha de ser? Con el diablo que me lleve; ello es que habla, y que a él nadie le responde, y que se pasa las noches de claro en claro trabajando y afanado sobre esos cacharros que llama crisoles y rodeado de llamas, y que anda un olor tal, que Dios me perdone si se me pasa por la imaginación hacer conocimiento con el pomo de esencias de donde la saca.

Página 31 de 298
 

Paginas:
Grupo de Paginas:               

Compartir:




Diccionario: