Política (Aristóteles) Libros Clásicos

Página 265 de 299

mismos oligarcas ejercen unos sobre otros. Los enlaces y los procesos les
dan ocasión bastante para trastornar el Estado. Ya hemos citado algunos
hechos del primer género. En Eretria, Diágoras acabó con la oligarquía de
los caballeros, por creerse desairado con motivo de sus legítimas
pretensiones de matrimonio. La providencia de un tribunal causó la
revolución de Heraclea; y una causa de adulterio, la de Tebas. El castigo
era merecido, pero el medio fue sedicioso, lo mismo el seguido en Heraclea
contra Euetion, que el empleado en Tebas contra Arquias. El
encarnizamiento de los enemigos fue tan violento, que ambos fueron
expuestos al público en la picota.
Muchas oligarquías se han perdido a causa del exceso de su propio
despotismo, y han sido derrocadas por miembros del gobierno mismo,
quejosos por haber sido objeto de alguna injusticia. Esta es la historia
de las oligarquías de Cnido y de Quíos. A veces un hecho puramente
accidental produce una revolución en la república y en las oligarquías. En
estos sistemas se exigen condiciones de riqueza para entrar en el senado y
formar parte de los tribunales y para el ejercicio de las demás funciones.
Ahora bien, el primer censo se ha fijado con frecuencia atendiendo a la
situación del momento, de lo cual ha resultado que correspondía el poder
sólo a algunos ciudadanos en la oligarquía, y a las clases medias en la
república. Pero cuando el bienestar se hace más general, como resultado de
la paz o de cualquiera otra circunstancia favorable, entonces las
propiedades, si bien son las mismas, aumentan mucho en valor, y pasan con
exceso la renta legal o el censo, de tal manera que todos los ciudadanos
concluyen por poder aspirar a todos los destinos. Esta revolución se
verifica, ya por grados y poco a poco, sin apercibirse de ello, ya más
rápidamente.
Tales son las causas de las revoluciones y de las sediciones en las
oligarquías, debiendo añadirse que en general las oligarquías y las

Página 265 de 299
 



Grupo de Paginas:               

Compartir:




Diccionario: