Fantasmas de Navidad (Charles Dickens) Libros Clásicos

Página 6 de 8

flores marchitas, y giraba la cabeza y las levantaba!
Y aquella noche murió la joven; y se empezó a hacer un cuadro con su historia,
pero no se terminó nunca, y dicen que ha estado hasta hoy en algún lugar de la
casa, con el rostro vuelto hacia la pared.
O la historia del tío de la esposa de mi hermano, que volvía a casa cabalgando
al atardecer de un hermoso día y en una calle arbolada cercana a su casa vio a
un hombre de pie ante él en el centro mismo de la estrecha calzada.
«¿Qué hace ese hombre del manto ahí parado?», pensó. «¿Quiere que pase con el
caballo por encima de él?»
Pero la figura no se movió. Al verlo tan quieto tuvo una sensación extraña, pero
siguió avanzando, aunque aflojando el trote. Cuando estuvo tan cerca que llegó a
tocarlo casi con el estribo el caballo se asustó y la figura se deslizó hacia
arriba, hasta la acera, de una manera curiosa y nada natural: hacia atrás, sin
que pareciera utilizar los pies, hasta que desapareció. El tío de la esposa de
mi hermano exclamó:
-¡Por el Dios de los cielos! ¡Si es mi primo Harry, el de Bombay!
Espoleó el caballo, que de pronto se había puesto a sudar profusamente, y
extrañándose de tan rara conducta dio la vuelta para dirigirse hacia la fachada
de su casa. Cuando llegó allí vio la misma figura, que pasaba en ese momento
junto a la alargada ventana francesa de la sala de estar, en la planta baja. Le
pasó las bridas a un criado y se dirigió presurosamente hacia la figura. Allí
estaba sentada su hermana, a solas. Alice, ¿dónde está mi primo Harry?
-¿Tu primo Harry, John?
-Sí, el de Bombay. Acabo de encontrarme con él ahora en la avenida, y le vi
entrar aquí hace un instante.
Pero nadie había visto a nadie; y tal como después se supo, en ese mismo
instante moría en India aquel primo.
O está la historia de esa sensible y anciana dama soltera que murió a los
noventa y nueve años de edad manteniendo sus facultades hasta el último momento
y vio realmente al chico huérfano. Es una historia que a menudo se ha -contado
incorrectamente, pero de la que la verdad auténtica es ésta, lo sé porque en

Página 6 de 8
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: