Las confesiones (Jean Jacques Rousseau) Libros Clásicos

Página 21 de 612


Dos modos bien diferentes de amar conozco, ambos verdaderos, entre los cuales nada de común existe, aunque son igualmente vehementes, y que en nada se parecen a la tierna amistad. Entre ambas clases de amores se ha deslizado mi vida, y aun las he sentido simultáneamente; así, por ejemplo, en esta época de que voy hablando, al tiempo que me enseñoreaba de la señorita de Vulson tan pública y tiránicamente que no sufría que ningún otro le hablase, tenía entrevistas con la linda señorita Goton, aunque cortas, bastante animadas, en que ésta se dignaba representar el papel de maestra de escuela, y nada más: pero este nada más, que para mi lo era todo, me parecía la mayor ventura, y presintiendo ya el valor de lo misterioso, aunque no sabía sacar de ello más que un partido pueril, sin que lo sospechase la señorita Vulson le pagaba la buena maña que empleaba en valerse de mi para encubrir sus otros amores. Mas, con grande sentimiento mío hubo de descubrirse el secreto, o quizá mi pequeña maestra de escuela no fué tan reservada como yo, porque a poco nos vimos separados.
¡Qué singular era aquella niña! Tenía, sin ser bella, un rostro que no podía olvidarse fácilmente. Todavía lo recuerdo, quizá harto a menudo para un viejo chocho. Ni su estatura, ni su porte, ni sobre todo sus ojos eran propios de su edad: tenía un ademán imperioso y altivo, muy adecuado a su papel, cuya idea nos había sugerido. Pero lo más raro era una mezcla incomprensible de audacia y de modestia. Permitiase conmigo las mayores libertades sin dejar que me tomara ninguna con ella; me trataba enteramente como un niño, lo cual me da a entender que había dejado ya de serlo ella, o que, por el contrario, todavía lo era bastante para no ver simplemente más que un juego en el peligro a que se exponía.
Yo pertenecía enteramente a cada una de las dos; tanto, que nunca estando al lado de una se me ocurrió pensar en la otra. Por lo demás, el afecto que me inspiraban era del todo diferente. Habría pasado toda mi vida junto a la señorita Vulson, sin pensar nunca en dejarla; pero en su presencia sentía un placer tranquilo que jamás llegaba a la emoción. Donde la adoraba era en sociedad, a vista de todos; las bromas, los melindres y las mismas rivalidades me atraían, me interesaban; yo estaba radiante con mi victoria sobre los rivales mayores a quienes ella parecía dar celos.

Página 21 de 612
 

Paginas:
Grupo de Paginas:                             

Compartir:




Diccionario: