Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 39 de 455


PERO NO SIEMPRE NOS HA RESULTADO FACIL, ¿VERDAD?
No, tienes razón. Hemos cometido errores realmente estúpidos y hemos acabado metiéndonos en algunos pozos de mierda..., como éste de ahora.
LO SIENTO, CAPITANA. NO INTENTABA CRITICARLA, CRÉAME... SIGA CONTÁNDOME COSAS SOBRE SU FIESTA. CELEBRABA SU GRAN ÉXITO, ¿NO?
Y la fiesta también fue todo un éxito. No hubo ni un momento de aburrimiento y ni una sola nota discordante en toda la velada, te lo aseguro... El jolgorio sólo decayó un poco cuando llegaron dos eladeldis y se dedicaron a husmear por ahí. Siempre meten las narices en todas las reuniones que se celebran en la Plat, tanto si son públicas como si son privadas. Les pregunté si deseaban beber algo y ellos se limitaron a enseñarme los dientes. Oh, sí, fueron muy corteses...
Recuerdo que vi a un altaceano escondido debajo de la mesa. Me pregunté si estaría intentando ocultarse de los eladeldis, pero enseguida vi que estaba buscando algo que se le había caído. Empecé a pensar en el capitán Frank, ¿sabes? Había perdido el contacto con él, y era una auténtica lástima... Ahora que lo pienso, creo que he acabado perdiendo el contacto con muchas personas, Alice.
LA GENTE VIENE Y VA.
Esa noche vi a una persona que habría deseado no ver, y voy a decirte quién era. Nada menos que Vera Shawe, de HiBrasil, con la cabeza afeitada, toga, sandalias y todo lo demás...
-Hola, Tabitha -dijo-. Bueno, supongo que no queda más remedio que felicitarte, ¿verdad?
Cualquiera que la hubiese oído hablar de esa manera habría creído que acababa de tener un bebé o algo parecido.
-Si estuviera en tu lugar la matricularía lo más pronto posible-siguió diciendo-. Asegúrate de que cumples todos los trámites y de que todo está en orden.
-Lleva siete años sin trabajar-repliqué yo-. Era de Sanczau, y está limpia.
Vera me puso una mano en el brazo.
-Aun así, Tabitha... -dijo-. Supongo que querrás que los eladeldis le den un buen repaso, ¿no?
-No -dije yo. Qué mujer tan insoportable...-. Se cargarían todos los circuitos.
Vera me lanzó una mirada condescendiente.
-Qué mala eres, Tabitha... -dijo-. Ya sabes que se supone que debes permitir que la inspeccionen.
Intenté hacerle agujeros en el rostro con la mirada.
-Lo había olvidado -dije con voz átona.

Página 39 de 455
 

Paginas:
Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: