Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 115 de 455

La calzada terminó de repente y el suelo se inclinó bruscamente por delante de ellos, precipitándose en un ángulo muy pronunciado.
Los Gemelos chillaron. Tabitha deslizó el cortaplumas por debajo de un montón de cables y tiró de ellos.
El taxi patinó locamente hasta detenerse con los faros enfilados hacia un precipicio que parecía interminable.
Unos cuantos guijarros desprendidos por el frenazo rebotaron y cayeron hasta esfumarse en la oscuridad y el silencio.
Tabitha bajó de un salto con Marco pisándole los talones.
-¿Dónde infiernos estamos?-preguntó.
Su voz recorrió una gran distancia hasta chocar con las paredes y extinguirse en una confusión de ecos.
Marco se había quedado inmóvil con los brazos en jarras y movía lentamente la cabeza intentando ver algo en aquella penumbra que olía a moho y humedad.
Tabitha vio como meneaba la cabeza.
-Mierda -murmuró, y se rió.
Tabitha había empezado a jadear y tenía la sensación de que el techo no tardaría en caer sobre su cabeza. Metió la mano en su bolsa de viaje y hurgó en ella para ver si tenía una linterna. Saskia y Mogul estaban inmóviles a su espalda estrechamente abrazados el uno al otro mientras hablaban en susurros.
Tabitha no consiguió encontrar ninguna linterna. Miró a su alrededor, contempló lo que revelaban los haces luminosos de los faros y tragó saliva.
Estaban en una caverna enorme de techo bastante bajo sobre cuyas paredes corrían hilillos de un líquido amarillo. No podía ver el fondo del precipicio, y pensó que quizá no acabara nunca.
Tabitha casi estaba dispuesta a correr el riesgo que supondría bajar por él. Fuera cual fuese el punto de Plenty en el que se encontraban, bajar tendría que llevarles hasta los muelles, y la Alice estaba en algún lugar de los muelles.
Tal emitió un sonido muy parecido al que podría salir de un diminuto clarín victorioso y emprendió el vuelo yendo en dirección opuesta a la que habían estado siguiendo.
-Ya lo tiene -dijo Marco-. Sigan a ese hombre.
Volvió la cabeza hacia Tabitha y sonrió.
Tabitha le miró fijamente y frunció el ceño.
Tal ya estaba bastante lejos, pero sus trinos aún eran audibles. Tabitha y los demás empezaron a subir por la pendiente orientándose mediante ellos.
Treparon en silencio durante varios minutos sintiendo cómo el suelo de la caverna se desmenuzaba bajo sus pies.

Página 115 de 455
 


Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: