Andrómeda y Perseo (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 10 de 32

y el sol ilumina a tornos.
MEDUSA No sé de qué especie o qué 485
género son tus ahogos,
que los oigo como ajenos
y los siento como proprios.
Júpiter, dios de los dioses,
si a la metáfora torno 490
-pues ya de otros empezada
fuerza es seguirla nosotros-;
Júpiter, dios de los dioses,
desde su supremo trono,
anteviendo que yo había, 495
si me introducía en los cotos
de sus vedados jardines,
de ser en ellos destrozo
de sus frutas, siendo en ellos
el ábrego, el cierzo, el noto 500
que los encendiese a rayos
o los apagase a soplos,
allá en su divina idea,
por que de mí huyesen todos
-al ver mi semblante, ciegos; 505
al oír mis voces, sordos-,
previno desfigurar
las facciones de mi rostro
tanto que nadie me viese
que no figurase absorto 510
el ser áspides la crencha
que cai de la frente al hombro,
con tal horror de mí misma,
que, por no verme, no oso
-con miedos de basilisco, 515
que al verse se mata él proprio-
en un arroyo aun a verme,
sin enturbiar el arroyo.
Conque, huyendo de mí, habito,
sin más ser, este horroroso 520
monte, entre el mar y la tierra,
medio risco y medio escollo,
hasta tener ocasión
en que vengar mis oprobios.
Y así, valiente Fineo 525
-que ya como a tal te nombro-,
puesto que a buscarme vienes
y que, a tu sombra, el arrojo
de manifestarme al mundo,
cómplice de tus enojos, 530
en tu valor me asegura,
a seguirte me dispongo,
que también me importa a mí
ir a ser; y más si noto
que aquesa Naturaleza, 535
que hoy goza tantos adornos,
es quien ha de introducir
la culpa por el demonio,
y por la culpa la muerte;
y así, atropellando estorbos, 540
lleguemos a su jardín,

Página 10 de 32
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: