Las Indias Negras (Julio Verne) Libros Clásicos

Página 14 de 132

que contiene la mayor cantidad de carbono.
En las capas superiores se encuentra, por el contrario, el lignito y la madera fósil, en las
cuales la cantidad de carbono es infinitamente menor. Entre estas dos capas, según el
grado de presión que han experimentado, se encuentran los filones de grafito, y las hullas
grasas o secas. Y puede afirmarse que sólo por falta de la presión suficiente la capa de las
turbas pantanosas, no ha sido modificada completamente.
Así, pues, el origen de los depósitos de carbón, en cualquier punto del globo que se
hayan descubierto es éste: penetración en la costa terrestre de los grandes bosques de la
época geológica, y después mineralización de los vegetales, realizada por el tiempo, bajo
la influencia de la presión y del calor, y bajo la acción del ácido carbónico.
Sin embargo, la naturaleza, tan pródiga de ordinario, no ha transformado bastantes
bosques para un consumo que ha de durar miles de años. La hulla faltará un día; es
evidente.
Se impondrá una cesantía forzosa a todas las máquinas del mundo, como no se
encuentre un nuevo combustible que reemplace al carbón. En una época más o menos
remota no habrá ya depósitos carboníferos, como no sean los que cubre una eterna capa
de hielo en la Groenlandia, o en las cercanías del mar de Baffin, y cuya explotación es
casi imposible. Este es el porvenir inevitable.
Las cuencas carboníferas de América, prodigiosamente ricas aún, las del lago Salado,
del Oregon, de la California, no darán un día más que un producto insuficiente Sucederá
lo mismo con los depósitos del Cabo Breton y de San Lorenzo, de los Alleghanis, de la
Pensilvania, de la Virginia, del Illinois, de Indiana y de Misouri. Y aunque los depósitos
de la América del Norte sean diez veces mayores que todos los del mundo, no se pasarán
cien siglos sin que el monstruo de millones de bocas de la industria haya devorado el
último pedazo de hulla del globo.
La escasez, como es fácil conocer, se dejará sentir primero en el antiguo mundo.
Existen grandes capas de combustible mineral en Abisinia, en Natal: en Zambege, en
Mozambique, en Madagascar, pero su explotación regular ofrece grandes dificultades.
Las de la Birmania, de la China, de la Cochinchina y del Japón, y las del Asia central se

Página 14 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: