El Rey Lear (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 36 de 75


Si no dais a la naturaleza
más de lo necesario, la vida humana vale
menos que la de la bestia. Tú eres una dama:
si abrigarse fuera ir engalanado,
no te harían falta esas galas que llevas,
pues apenas te abrigan. En cuanto a necesidad,
¡dadme, cielos, la paciencia necesaria!
Aquí me veis, dioses: un pobre anciano,
cargado de años y penas, mísero en ambos.
Si sois vosotros los que indisponéis
a estas hijas con su padre, no hagáis de mí
el necio que todo lo soporta mansamente;
infundidme noble cólera y no dejéis
que esas armas de mujer, las lágrimas,
deshonren mi hombría. No, brujas desalmadas;
tomaré tal venganza de vosotras
que el mundo entero... Lo haré... No sé aún
qué va a ser, mas será el terror de la tierra.
Creéis que lloraré. No, no voy a llorar.
Me sobran motivos;

Fragor de tormenta.

pero este corazón saltará en mil pedazos
antes de que llore. –– ¡Ah, bufón, voy a enloquecer! ––

Salen LEAR, GLoSTER, el BUFÓN [y el CABALLERO].

CORNWALL
Entremos; se acerca una tormenta.
REGAN
La casa es pequeña; no puede alojar bien
al viejo y su gente.
GONERIL
Es culpa suya. Si renuncia al reposo,
que pruebe su locura.
REGAN
Le recibiré gustosamente a él solo,
pero a ninguno de su escolta.
GONERIL
Ésa es mi intención. ¿Dónde está el Conde de Gloster?
CORNWALL
Salió con el viejo. Aquí vuelve.

Entra GLOSTER.

GLOSTER
El rey está furiosísimo.
CORNWALL
¿Adónde va?
GLOSTER
Ha ordenado montar, mas no sé adónde va.
CORNWALL
Más vale dejarle: es su propia guía.
GONERIL
Señor, de ningún modo le pidáis que se quede.
GLOSTER
Pero se acerca la noche y braman
feroces los vientos. Apenas hay un arbusto
en millas a la redonda.
REGAN
Ah, señor, al testarudo
el daño que se hace a sí mismo
debe servirle de lección.

Página 36 de 75
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: