Coloquio de los perros (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Cl醩icos

P醙ina 29 de 75

Asi髆e del cuello y dijo a dos corchetes suyos: 创蓅te es famoso perro de ayuda, que fue de un grande amigo m韔; llev閙osle a casa创. Holg醨onse los corchetes, y dijeron que si era de ayuda a todos ser韆 de provecho. Quisieron asirme para llevarme, y mi amo dijo que no era menester asirme, que yo me ir韆, porque le conoc韆.
籋醩eme olvidado decirte que las carlancas con puntas de acero que saqu cuando me desgarr y ausent del ganado me las quit un gitano en una venta, y ya en Sevilla andaba sin ellas; pero el alguacil me puso un collar tachonado todo de lat髇 morisco.
Considera, Cipi髇, ahora esta rueda variable de la fortuna m韆: ayer me vi estudiante y hoy me vees corchete.
CIPI覰.-As va el mundo, y no hay para qu te pongas ahora a esagerar los vaivenes de fortuna, como si hubiera mucha diferencia de ser mozo de un jifero a serlo de un corchete. No puedo sufrir ni llevar en paciencia o韗 las quejas que dan de la fortuna algunos hombres que la mayor que tuvieron fue tener premisas y esperanzas de llegar a ser escuderos. on qu maldiciones la maldicen! on cu醤tos improperios la deshonran! Y no por m醩 de que porque piense el que los oye que de alta, pr髎pera y buena ventura han venido a la desdichada y baja en que los miran.
BERGANZA.-Tienes raz髇; 珁 has de saber que este alguacil ten韆 amistad con un escribano, con quien se acompa馻ba; estaban los dos amancebados con dos mujercillas, no de poco m醩 a menos, sino de menos en todo; verdad es que ten韆n algo de buenas caras, pero mucho de desenfado y de taimer韆 putesca.

Página 29 de 75
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: