Peter Pan (J.M. Barrie) Libros Clásicos

Página 26 de 166


-Creo que te va a doler un poco -le advirtió.
-Oh, no lloraré -dijo Peter, que ya se creía que no había llorado en su vida. Y apretó los dientes y no lloró y al poco rato su sombra se portaba como es debido, aunque seguía un poco arrugada.
-Quizás debería haberla planchado -dijo Wendy pensativa, pero a Peter, chico al fin y al cabo, le daban igual las apariencias y estaba dando saltos loco de alegría. Por desgracia, ya se había olvidado de que debía su felicidad a Wendy. Creía que él mismo se había pegado la sombra.
-Pero qué hábil soy -se jactaba con entusiasmo-, ¡pero qué habilidad la mía!
Es humillante tener que confesar que este engreimiento de Peter era una de sus características más fascinantes. Para decirlo con toda franqueza, nunca hubo un chico más descarado.
Pero por el momento Wendy estaba escandalizada.
-Peter, qué engreído -exclamó con tremendo sarcasmo-. ¡Y yo no he hecho nada, claro!
-Has hecho un poco -dijo Peter descuidadamente y siguió bailando.
-¡Un poco! -replicó ella con altivez-. Si no sirvo para nada al menos puedo retirarme.
Y se metió de un salto en la cama con toda dignidad y se tapó la cara con las mantas.
Para inducirla a mirar él fingió que se iba y al fallar esto se sentó en el extremo de la cama y le dio golpecitos con el pie.
-Wendy-dijo-, no te retires. No puedo evitar jactarme cuando estoy contento conmigo mismo, Wendy.
Pero ella seguía sin mirar, aunque estaba escuchando atentamente.
-Wendy -siguió él con una voz a la que ninguna mujer ha podido todavía resistirse-, Wendy, una chica vale más que veinte chicos.

Página 26 de 166
 

Paginas:
Grupo de Paginas:           

Compartir:




Diccionario: