Solamente un eco (Alan Barclay) Libros Clásicos

Página 13 de 23

En el borde de la esfera del
localizador, próximamente en la vertical, por encima de ellos, una pequeña
burbuja era perseguida por otras tres mayores.
- Esto es un Jacko que se ha metido en nuestras líneas. Ha venido a dar un
vistazo y quizá ha llegado hasta la Tierra y ahora está tratando de salir otra
vez. Las tres burbujas grandes son nuestras naves de caza que lo van
persiguiendo. Al pobre lo van a atrapar en cinco minutos. ¡Fíjese!
Las cuatro burbujas navegaron suavemente por el interior luminoso de la esfera.
De los tres perseguidores, uno estaba algo por encima del Jacko y sus otros dos
compañeros se encontraban por debajo, pero todos ellos marchaban en sentido
convergente.
- Estos son los nuevos destructores de cazas tipo Pluto - dijo Stinson -. Van
pilotados por ocho hombres armados con proyectores de onda-D. Ahora será en
cualquier momento.
- Nunca pude comprender cómo se las componen para montar aparatos de onda-D en
naves tan pequeñas como estas. ¿Cómo puede la tripulación aguantar el retroceso
y el fogonazo de tan fuerte radiación?
- Bueno, por supuesto, las naves son bastante mayores que esta lata de sardinas
y llevan el proyector montado en las mismísimas narices. Lo manejan por medio de
control a distancia con una gran cantidad de material aislante entre él y la
tripulación.
- Pensándolo bien - reflexionó Lingard -, los exploradores Jackoes montan tubos
de onda-D.
- Así es - dijo Stinson -, ¿eso lo ha discurrido usted solo?
- Pero...
- Hay dos contestaciones a esta pregunta. La respuesta más fácil es que los

Página 13 de 23
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: