Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 22 de 455

Sabían que había estado bebiendo antes de llegar al espaciopuerto. Bastaba con echar una mirada al suelo de su cabina para demostrarlo.
-Antes preferiría descargar mierda con una pala -dijo Tabitha.
La sargento asintió con la cabeza.
-Bueno, quizá podamos complacerte...
-Apuesto a que hurgar en los bolsos de la gente es una forma inmejorable de conocer a fondo toda la abigarrada riqueza de la vida consciente, ¿eh? - dijo Tabitha.
La sargento cogió un maltrecho ejemplar de una revista de reputación bastante dudosa, la alzó ante el rostro de Tabitha y enarcó una ceja.
Tabitha la ignoró.
-Voy a hacer una llamada, ¿de acuerdo?
-No, no vas a hacer ninguna llamada.
-Tengo que llamar, ¿entiende?
-No, no tienes que llamar a nadie.
-Oiga, a ver si nos entendemos -dijo Tabitha-. Va a ponerme una multa, ¿verdad? Y no tengo dinero, ¿verdad? Acaba de leer todos mis datos.
-Aún no se te ha acusado de nada -dijo la mujer.
Tenía una enorme mandíbula cuadrada, y sus rasgos estaban congelados en una mueca de férrea autosatisfacción que mantenía intactos el hastío y el aborrecimiento, extendiéndolos al mayor número de personas posible.
-Fue en defensa propia dijo Tabitha-. Ya se lo dije...
Giró sobre sí misma y puso la yema de un dedo sobre el peto del agente que la había arrestado.
-No les gusta que los alienígenas se metan en líos -dijo la sargento.
Se refería a los eladeldis, naturalmente, y Tabitha lo sabía.
-Fue un maldito perk -dijo Tabitha-. Oh, vamos... -Se dio cuenta del tono suplicante que impregnaba su voz, y eso le hizo comprender que estaba perdida-. ¿Nunca ha sentido deseos de tirarles al canal? Apuesto a que sí, apuesto a que usted ha hecho cosas mucho peores que coger a un perk del cuello y tirarle al canal...
Se inclinó sobre el mostrador.
-¡Bueno, pues yo le agarré por el cuello y le arrojé al canal en defensa propia! -gritó.
-Oh, estás convencida de que eres una auténtica heroína, ¿verdad? - replicó la sargento . Toda una supermujer que va arrojando perks de un lado a otro, ¿eh?
Empujó las pertenencias de Tabitha hacia ella, llamó a un robot de arresto y la envió al piso de abajo.
Y ahora Tabitha estaba sentada en el catre intentando volver a meter sus cosas dentro de la bolsa.

Página 22 de 455
 

Paginas:
Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: