El castillo de lindabridis (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 23 de 66

cueva del FAUNO


CORO 1: "Amorosos sacrilegios
esta novedad disculpan,
porque en su misma belleza
están la culpa y disculpa."
CORO 2: "Pues, cuando deidad la adoran,
y cuando beldad la juran,
mirando sus ojos bellos,
quedan vanos de su culpa."
CORO 1: "¡Ay Lindabridis bella, hermosa y pura,
milagro del amor y la hermosura!"
CORO 2: "¡Ay Lindabridis pura, hermosa y bella,
que eres del cielo flor, del campo estrella!"

SIRENE: Bien los dos competidores
cortesanamente usan
de la licencia de amantes,
celebrando tu hermosura
en dulces versos.
LINDABRIDIS: Bien dices;
pero yo no supe nunca
que gallardos caballeros,
que andan buscando aventuras,
con músicos caminasen.
SIRENE: Quien de hacer obsequios gusta
jamás le falta ocasión;
en cualquier parte la busca;
cerca está Constantinopla.
Y como las leyes tuyas
les dan licencia de amarte
y no de verte, procuran
que donde no entran sus ojos,
entren sus penas ocultas
y disfrazadas.
LINDABRIDIS: ¡Qué bien
al compás suyo murmuran
las fuentes de estos jardines,
que el canto a las aguas hurtan!
SIRENE: Esta alfombra, que tejió
de mastranzos y de juncia
el abril, formando en ella
un florido catre, a cuya
belleza corona es
el pabellón de una murta,
trono será de la aurora,
si tú su dosel ocupas.
LINDABRIDIS: Desde aquí se oyen mejor
dulces canciones, que anuncian
anticipada la guerra.

Siéntase, y queda como dormida


SIRENE: Y ella por verte madruga.
ARMINDA: Pues la princesa se queda
aquí, Sirene, segura,
ven donde oigas tono y letra
mejor.
ROSICLER: Vamos, si tú gustas.

Vanse SIRENE y ARMINDA. Sale FAUNO por la
cueva


FAUNO: Cuando de la opuesta boca,
por quien bosteza esta gruta,
aborto fui, con intento
de que la cobarde turba,
siguiéndome, se quedara
sepultada en las obscuras

Página 23 de 66
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: