Nadie fíe su secreto (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 17 de 54

esta noche, claro está,
de no verte nacerá
mi mayor desasosiego.
¡Lázaro!
LÁZARO: ¿Señor?
ALEJANDRO: También
irás conmigo.
LÁZARO: Eso sí,
fíate, señor, de mí,
que de ninguno más bien.
¡Ah, plegue a Dios que nos den
ocasión en que empleado
este brazo, y a tu lado...!
ALEJANDRO: ¿Valiente eres?
LÁZARO: ¡Pese a tal!
Soy el más largo oficial
que puso herramienta a un lado.
ALEJANDRO: Y, ¿la hoja es buena?
LÁZARO: (¡Aquí Aparte
me coge vivo!) Señor,
la tuya será mejor;
mas ésta me sirve a mí
de lo que la mando.
ALEJANDRO: Así,
por ensalzarla, la humillas.
¿Corta?
LÁZARO: Que hace maravillas.
Tanto, que al golpe primero,
aunque un broquel sea de acero,
hará que salten astillas.
(Y es verdad; que saldrán della.) Aparte
ALEJANDRO: ¿Buen temple?
LÁZARO: El que tú le das.
ALEJANDRO: Y, ¿qué ley?
LÁZARO: No matarás;
no hay culpa mortal en ella.
ALEJANDRO: Gana me ha dado de vella.
LÁZARO: (De aquí puedo escapar mal.) Aparte
Por voto solemne...
CÉSAR: (¡Ay tal!
¿Quién hay que a mi pena iguale?)
LÁZARO: ...nunca de la vaina sale,
si no es a caso fatal.
Empléala, gran señor,
en tu servicio, y verás...
Mas no quiero decir más;
que ella lo dirá mejor.
CÉSAR: (¿Hay más pena, hay más rigor? Aparte
¡Hoy desesperado muero!)
Señor, si mi llanto fiero
quieres que alegre contigo,
ya mi gozo es buen testigo.
ALEJANDRO: Mira, César, que te espero;
que bien se ve que no cesa
tu pena, y que la entretienes;
y de la ocasión que tienes
ya como propia me pesa.
Y pues el alma confiesa
que es una melancolía
la que en dos pechos se cría,
para alegrarnos, andemos
juntos y divertiremos
yo tu pena y tú la mía.

Vase


CÉSAR: ¿Quién no perderá la vida

Página 17 de 54
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:



Diccionario: