El mercader de Venecia (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 24 de 65


JESSICA.- Voy a echar el cerrojo a las puertas y a dorarme con algunos ducados más; luego soy
con vos inmediatamente. (Se retira de la ventana.)
GRACIANO.- Por mi capucha, es una gentil y no una judía.
LORENZO.- Maldito sea si no la amo con todo mi corazón porque es discreta, si la juzgo bien; es
hermosa, si mis ojos no me engañan; es sincera, como lo ha probado hace un momento, y por
eso, por hermosa, discreta y sincera, ocupará siempre de lleno mi alma constante.
(Entra JESSICA.)
¡Qué! ¿Estás aquí? En marcha, señores, en marcha. Nuestros compañeros de mascarada nos
esperan.
(LORENZO sale con JESSICA y SALARINO.)
(Entra ANTONIO.)
ANTONIO.- ¿Quién va?
GRACIANO.- ¡Signior Antonio!
ANTONIO.- ¡Vaya, vaya, Graciano! ¿Dónde están todos los demás? Son las nueve; todos
nuestros amigos nos esperan. No habrá mascarada esta noche; el viento es bueno, y Bassanio
se va a embarcar inmediatamente. He enviado más de veinte personas a buscaros.
GRACIANO.- Me alegro de esas noticias; no deseo nada con más placer que estar bajo las velas
y embarcado esta noche. (Salen.)

Escena VII
Belmont. -Una sala en el castillo de PORCIA.
Trompetería. Entra PORCIA con el PRÍNCIPE DE MARRUECOS y su séquito.
PORCIA.- Andad, corred las cortinas y descubrid los diversos cofrecitos a los ojos de este noble
príncipe. Ahora, haced vuestra elección.
PRÍNCIPE DE MARRUECOS.- El primero, que es de oro, lleva esta inscripción: Quien me escoja
ganará lo que muchos desean. El segundo, de plata, ofrece esta promesa: Quien me escoja
obtendrá tanto como merece. El tercero, de plomo vil, con esta inscripción tan vulgar como su
metal: Quien me escoja debe dar y aventurar todo lo que tiene. ¿Cómo sabré si elijo bien?
PORCIA.- Uno de estos cofrecitos contiene mi retrato, príncipe; si escogéis este, os
perteneceré de lleno.
PRÍNCIPE DE MARRUECOS.- ¡Que Dios guíe mi juicio! Veamos; voy a releer las inscripciones.
¿Qué dice este cofrecito de plomo? Quien me escoja debe dar y aventurar todo lo que tiene.
¡Debe dar! ¿A cambio de qué? ¡A cambio de plomo! Aventurar todo por plomo.
Este cofrecito amenaza; los hombres que lo aventuran todo lo hacen con la esperanza de
hermosos beneficios. Un espíritu de oro no se rinde ante las cosas de desecho.

Página 24 de 65
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: