La Gran Moral a Eudemo (Aristóteles) Libros Clásicos

Página 214 de 214

La pequeñez de alma va siempre acompañada de la timidez del lenguaje, de la manía de quejarse, de la desconfianza que desespera de todo, y de la bajeza que degrada los corazones.

CAPÍTULO VIII
CARACTERES GENERALES Y CONSECUENCIAS DE LA VIRTUD Y DEL VICIO
Hablando en general, lo propio de la virtud es procurar al alma una buena disposición moral, darle movimientos tranquilos y ordenados, y por consiguiente una armonía perfecta entre todas las partes que la componen. Y así un alma bien constituida parece el verdadero modelo de un Estado y de una ciudad. La virtud hace bien a los que lo merecen; ama a los buenos; no se complace en castigar a los malos, ni en vengarse de ellos; se complace, por lo contrario, en ejercer la piedad, la clemencia y el perdón. Los compañeros habituales de la virtud son: la probidad, la hombría de bien, la rectitud de corazón y la serenidad que sólo alienta buenas esperanzas. Además hace que amemos, a nuestra familia, a nuestros amigos, a nuestros compañeros, a nuestros huéspedes; en fin, nos hace amar a los hombres y todo lo que es bello. En una palabra, todas las cualidades que nos proporciona son dignas de alabanza y de estimación. Las consecuencias del vicio son las absolutamente contrarias.

FIN DEL TRATADO DE LAS VIRTUDES Y DE LOS VICIOS












Página 214 de 214
 



Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: