Romeo y Julieta (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 23 de 79

Así que, perdóname
y no juzgues liviandad esta entrega
que la oscuridad de la noche ha descubierto.
ROMEO
Juro por esa luna santa
que platea las copas de estos árboles...
JULIETA
Ah, no jures por la luna, esa inconstante
que cada mes cambia en su esfera,
no sea que tu amor resulte tan variable.
ROMEO
¿Por quién voy a jurar?
JULIETA
No jures; o, si lo haces,
jura por tu ser adorable,
que es el dios de mi idolatría,
y te creeré.
ROMEO
Si el amor de mi pecho...
JULIETA
No jures. Aunque seas mi alegría,
no me alegra nuestro acuerdo de esta noche:
demasiado brusco, imprudente, repentino,
igual que el relámpago, que cesa
antes de poder nombrarlo. Amor, buenas noches.
Con el aliento del verano, este brote amoroso
puede dar bella flor cuando volvamos a vernos.
Adiós, buenas noches. Que el dulce descanso
se aloje en tu pecho igual que en mi ánimo.
ROMEO
¿Y me dejas tan insatisfecho?
JULIETA
¿Qué satisfacción esperas esta noche?
ROMEO
La de jurarnos nuestro amor.
JULIETA
El mío te lo di sin que to pidieras;
ojalá se pudiese dar otra vez.
ROMEO
¿Te lo llevarías? ¿Para qué, mi amor?
JULIETA
Para ser generosa y dártelo otra vez.
Y, sin embargo, quiero lo que tengo.
Mi generosidad es inmensa como el mar,
mi amor, tan hondo; cuanto más te doy,
más tengo, pues los dos son infinitos.

[Llama el AMA dentro.]

Oigo voces dentro. Adiós, mi bien.-
¡Ya voy, ama!-Buen Montesco, sé fiel.
Espera un momento, vuelvo en seguida.

[Sale. ]

ROMEO
¡Ah, santa, santa noche! Temo
que, siendo de noche, todo sea un sueño,
harto halagador y sin realidad.

[Entra JULIETA arriba.]

JULIETA
Unas palabras, Romeo, y ya buenas noches.
Si tu ánimo amoroso es honrado
y tu fin, el matrimonio, hazme saber mañana

Página 23 de 79
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: