El abanico de Lady Windermere (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 30 de 65

OSCAR WILDE
No volveremos a encontrarnos nunca. Durante un
instante nuestras vidas se han cruzado, nuestras
almas se han tocado. Ya no volverán a cruzarse
nunca... Adiós, Margarita. (Sale.)
LADY WINDERMERE.- ¡Qué sola estoy en la
vida! ¡Qué espantosamente sola! (Cesa la música.
Entran la DUQUESA DE BERWICK y LORD
PAISLEY, hablando y riendo. Salen otros invitados del
salón de baile.)
DUQUESA. - Querida Margarita, acabo de tener
una conversación deliciosa con mistress Erlynne.
Siento mucho haberla dicho a usted lo que la dije
esta tarde. Por otra parte, no cabe duda que debe de
ser una persona bien desde el momento en que
usted la invita. Es muy simpática y muy sensata, al
parecer. Me ha dicho que no aprueba que nadie se
case por segunda vez; así que ya me siento tranquila
por el pobre Augusto. No sé por qué la gente habla
tan mal de ella. Culpa, sin duda, de esas horrendas
sobrinas mías - las chicas de Saville-, que están
siempre trayendo y llevando chismes. Sin embargo,
yo que usted me iría una temporadita fuera. Por si
acaso. Es demasiado atractiva. Pero ¿dónde está
Agatha? ¡Ah!... allí viene. (Entran de la terraza LADY
AGATHA y MÍSTER HOPPER.) Estoy muy enfa56

EL ABANICO DE LADY WINDERMERE
dada con usted, míster Hopper, ¿Por qué, con lo delicada
que es, se la ha llevado usted a la terraza?
HOPPER. - ¡Cuánto lo siento, duquesa! No
salimos más que por un momento; pero hablando
hablando se nos paso el tiempo.
DUQUESA.- ¡Ah, hablando! ¿Sin duda de la querida
Australia?
HOPPER. - ¡Exacto!
DUQUESA. - ¡Agatha, querida! (Llamándola aparte.)
AGATHA.- ¿Qué, mamá?
DUQUESA. - ¿ Qué?... ¿Al fin, míster Hopper?...
AGATHA.- Sí, mamá.
DUQUESA.- ¿Y tú, le has contestado, mi alma?
AGATHA.- Que sí, mamá.
DUQUESA.-(Muy afectuosamente.) ¡A encanto! Tú
siempre oportuna. ¡Míster Hopper! ¡Jaime! Agatha
acaba de contármelo todo.

Página 30 de 65
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: