A secreto agravio, secreta venganza (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 36 de 55

y padeciendo su honor,
yo lo sepa y él lo ignore?
No podré; pues si él quedara
satisfecho, siendo mía
la venganza, en este día
al castellano matara.
A él sin él yo le vengara,
prudente, advertido y sabio;
mas de la intención del labio
satisfacción no se alcanza,
si el brazo de la venganza
no es del cuerpo del agravio.
Yo a don Lope le diré
clara y descubiertamente
que no hable al rey ni se ausente.
Mas si me dice por qué,
¿cómo le responderé
la causa? Duda mayor
es ésta; que al que el valor
eterno honor le previene,
quien dice que no le tiene
es quien le quita el honor.
¿Qué debe hacer un amigo
en tal caso, pues entiendo
que si le callo, le ofendo
y le ofendo si lo digo,
oféndole si castigo
su agravio? Yo fui su espejo:
¿por qué bien no le aconsejo?-
Mas él mismo viene allí.
No ha de quejarse de mí.
Él me ha de dar consejo.

Escena III
DON LOPE, MANRIQUE. -DON JUAN.
DON LOPE. Vuélvete, Manrique, y di
que luego a la quinta voy;
que esperando a hablar estoy
al rey.
MANRIQUE. Don Juan está allí,
y viene a hablarte. (Vase.)
DON LOPE. (Ap. ¡Ay de mí!
¿Qué puede haber sucedido?
¿A qué puede haber venido?)
Don Juan, pues ¿qué hay por acá?-
(Ap. ¡Oh, cómo un cobarde está
siempre a su temor rendido!)
DON JUAN. Don Lope, amigo, yo vengo
(si estamos solos los dos)
a aconsejarme con vos
en una duda que tengo.
DON LOPE. (Ap. Ya para oír me prevengo
alguna desdicha mía.)
Decid.
DON JUAN. Un caso me envía
un amigo a preguntar,

Página 36 de 55
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: