Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 31 de 68


YORK
Lores de Inglaterra, permitid que os diga esto:
soy consciente del agravio a mi sobrino,
y mucho me esforcé por repararlo.
Mas, ¿venir de este modo, en alarde militar,
ser su propio juez espada en mano,
hacerse el bien mediante el mal? No puede ser.
Y los que le instigáis de esta manera
anheláis la rebelión y sois rebeldes.
NORTHUMBERLAND
El noble duque ha jurado que regresa
por lo suyo; por el derecho que le asiste
hemos hecho juramento de apoyarle.
Quien lo rompa, que abandone toda dicha.
YORK
Bien, bien. Ya veo el fin de vuestras armas.
Confieso que no puedo remediarlo,
pues mis tropas son débiles y mal pertrechadas.
Mas si pudiera, por el Dios que me dio vida,
que os detendría y haría que os postraseis
ante la augusta clemencia de Ricardo.
Mas ya que no puedo, sabed todos
que permanezco neutral. Así que adiós,
a no ser que gustéis entrar en el castillo
y en él reposar por esta noche.
BOLINGBROKE
Es un ofrecimiento que aceptamos.
Mas os debo convencer de que vengáis
al castillo de Bristol, ocupado, según dicen,
por Bushy, Bagot y sus cómplices,
sanguijuelas del Estado,
que me he jurado arrancar y exterminar.
YORK
Tal vez te acompañe; me lo pensaré,
pues me repugna quebrantar las leyes.
Sed bienvenidos, ni amigos ni contrarios;
si ya no hay remedio, perderé cuidado.

Salen.

IV.iv Entran el Conde de SALISBURY y un CAPITÁN galés.

CAPITÁN
Lord Salisbury, llevamos diez días esperando,
nos cuesta mantener unida a nuestra gente
y del rey seguimos sin noticias.
Por tanto, debemos dispersarnos. Adiós.
SALISBURY
Espera un día más, leal galés. El rey
ha puesto en ti toda su confianza.
CAPITÁN
Se cree que el rey ha muerto. No esperamos más.
Los laureles de esta tierra están marchitos
y los meteoros asustan a los astros.
La pálida luna nos mira ensangrentada
y flacos videntes murmuran un temible cambio.

Página 31 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: