Trato de Argel (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 50 de 67

tiene la culpa destas desvergüenzas!
ZAHARA Si esta lamida, si esta descarada
no le diera ocasión, no se atreviera
Aurelio ansí abrazarla estrechamente.
AURELIO No, por cierto, señores; no ha nacido
nuestra desenvoltura de ocasiones
lascivas, según da las muestras dello,
sino que a Silvia le rogaba agora
me hiciese una merced que ha muchos días
que se la pido, y no por mi interese;
y ella también a mí me ha persuadido
un servicio le hiciese que conviene
para mejor servir la casa vuestra.
Y, por habernos concedido entrambos
aquello que pedía el uno al otro,
en señal de contento nos hallastes
de aquel modo que vistes abrazados,
sin manchar los honestos pensamientos.
YZUF ¿Es verdad esto, Silvia?
SILVIA Verdad dice.
YZUF ¿Qué pediste tú a él?
SILVIA Poco te importa
saber lo que yo a Aurelio le pedía.
ZAHARA ¿Concediótelo, en fin?
SILVIA Como yo quise.
YZUF Entraos adentro, que por fuerza os creo;
porque, si no os creyese, convendría
castigar vuestro exceso con mil penas.

Éntranse AURELIO y SILVIA.

Sabréis, señora, que en este mismo punto,
viniendo por el Zoco, me fue dicho
cómo el rey me mandaba que llevase
a Silvia con Aurelio a su presencia;
y tengo para mí que algún tresleño
y mal cristiano, que a los dos conoce,
al rey debe de haber significado
cómo son de rescate estos cativos;

Página 50 de 67
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: