Una mujer sin importancia (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 46 de 50

-Mamá, ¿no querrás dejarnos?
MISTRESS ARBUTHNOT.-¡Yo podría avergonzaros!
GERALD.-¡Mamá!
MISTRESS ARBUTHNOT.-Entonces solamente algún tiempo, y si después queréis, con vosotros para siempre.
HESTER.-(A mistress Arbuthnot.) Salga con nosotros al jardín.
MISTRESS ARBUTHNOT.-Más tarde, más tarde. (Salen Hester y Gerald. Mistress Arbuthnot va hacia la puerta de la izquierda. Se detiene ante el espejo que hay sobre el estante de la chimenea y se mira en él. Entra Alice por la derecha.)
ALICE.-Un caballero quiere verla, señora.
MIsTREss ARBUTHNOT.-Dígale que no estoy en casa. Enséñame su tarjeta. (Coge la tarjeta de la bandeja y la mira.) Dígale que no quiero verlo. (Entra Lord Illingworth. MistressArbuthnot lo ve por el espejo y se estremece, pero no se vuelve. Alice sale.) ¿Qué tienes que decirme hoy, George Harford? No puedes tener nada que decirme. Debes abandonar esta casa.
LORD ILLINGWORTH.-Rachel, ahora Gerald lo sabe todo acerca de ti y de mí, así que debemos hacer un arreglo que nos convenga a los tres.Te aseguro que él encontrará en mí al más encantador y generoso de los padres.
MISTRESS ARBUTHNOT.-Mi hijo puede venir en cualquier momento. Te salvé anoche. No seré capaz de salvarte otra vez. Mi hijo siente muy dentro de él mi deshonor, terriblemente dentro. Te ruego que te vayas.
LORD ILLINGWORTH.-Anoche ocurrió algo desafortunado. Esa tonta muchacha puritana hizo una escena sólo porque quise besarla. ¿Qué mal hay en un beso?
MISTRESS ARBUTHNOT.-(Volviéndose.) Un beso puede arruinar una vida humana, George Harford.Yo lo sé. Lo sé demasiado bien.
LORD ILLINGWORTH.-No discutamos eso ahora. Lo que hoy importa es nuestro hijo. Me agrada mucho, como sabes, y aunque te extrañe, me admiró su conducta de anoche. Se decidió con gran prontitud a defender a esa bonita gazmoña americana. Es justo como me hubiera gustado que fuese un hijo mío. Excepto que ningún hijo mío debería ponerse del lado de los puritanos; eso es siempre un error. Ahora lo que me propongo es...
MISTRESS ARBUTHNOT.-Ninguna proposición tuya me interesa.
LORD ILLINGWORTH.-De acuerdo con nuestras ridículas leyes inglesas no puedo legitimar a Gerald. Pero puedo dejarle mis propiedades. Illingworth está incluido, desde luego, pero es una aburrida barraca. Puede quedarse con Ashby, que es mucho más bonito, con Harborough, que es el mejor coto de caza del norte de Inglaterra, y con la casa de Saint James Square. ¿Qué más puede desear un hombre en este mundo?
MISTRESS ARBUTHNOT.-Nada más, estoy segura.

Página 46 de 50
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: