El ricachón en la corte (Moliere) Libros Clásicos

Página 11 de 54

.. ¡Me asombra la impertinencia de cada uno de vosotros al hablar delante de mí con tal arrogancia, dando descocadamente el nombre de ciencia a cosas que ni siquiera merecen el honroso calificativo de artes, y que sólo pueden ser incluídas en la clasificación de ciertos oficios, tan ruines como el de matón, coplero y danzarín!
MAESTRO DE ARMAS. -¡Ah, perro filósofo!
MAESTRO DE MÚSICA. -¡Ah, pedante!
MAESTRO DE BAILE. -¡Ah, rematado capigorrón!
FILÓSOFO. -¿Qué decís, merodeadores?, que no sois otra cosa.
(El filósofo se arroja sobre ellos, que lo muelen a golpes, y todos, peleando, salen.)
JOURDAIN. -¡Señor Filósofo!
FILÓSOFO. -¡Infames! ¡Cobardes! ¡Insolentes!
JOURDAIN. -¡Señor Filósofo!
MAESTRO DE ARMAS. -Mala peste te lleve, animal!
JOURDAIN. -¡Señores!
FILÓSOFO. -¡Impúdicos!
JOURDAIN. -¡Señor Filósofo!

MAESTRO DE BAILE. -¡Llévese el diablo a este asno con albarda!
JOURDAIN. -¡Señores!
FILÓSOFO. -¡Malvados!
JOURDAIN. -¡Señor Filósofo!
MAESTRO DE MÚSICA. -¡El muy impertinente!
JOURDAIN. -¡Señores!
FILÓSOFO. -¡Bribones! ¡Mendigos! ¡Traidores! ¡Farsantes!
JOURDAIN. -¡Señor Filósofo! ... ¡Señores!... ¡Señor Filósofo!... ¡Señores! ... ¡Señor Filósofo! ... (Salen peleando.) Andad y zurraos hasta que os hartéis, que no seré yo quien lo impida ni quien se exponga a estropearse el traje por separarlos. ¡Buen tonto sería si me metiera en medio, para salir también aporreado!...

ESCENA IV
EL MAESTRO DE FILOSOFÍA Y JOURDAIN
FILÓSOFO. -(Que vuelve arreglándose el traje.) Veamos nuestra lección.
JOURDAIN. -Estoy verdaderamente pesaroso de que os hayan acogotado.
FILÓSOFO. -Eso no es nada. Un filósofo sabe recibir las cosas tal y como vienen. Ahora bien; yo les prometo que he de componer contra ellos una sátira, al estilo de Juvenal, que los hará añicos. Dejemos esto y veamos qué es lo que queréis vos aprender.
JOURDAIN. -Todo lo que pueda. Tengo deseos de ser sabio. Me indigna que mis padres no me obligaran, en mi juventud, a estudiar ciencias.
FILÓSOFO. -Es un sentimiento muy noble. Nam sine doctrina vita est quasi mortis imago. Ya me habréis entendido, porque, indudablemente, sabéis latín.

JOURDAIN. -Sí, pero haceos cuenta de que no lo sé, y explicadme lo que significa.
FILÓSOFO. -Quiere decir que, sin la ciencia, la vida es como una imagen de la muerte.

Página 11 de 54
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: