Entremeses (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 47 de 101


CRISTINA. Vuesas mercedes, que me han criado, me darán marido como me convenga; aunque todavía quisiera escoger.
SOLDADO. Niña, échame el ojo; mira mi garbo; soldado soy, castellano pienso ser; brío tengo de corazón; soy el más galán hombre del mundo; y por el hilo deste vestidillo, podrás sacar el ovillo de mi gentileza.
SACRISTÁN. Cristina, yo soy músico, aunque de campanas; para adornar una tumba y colgar una iglesia para fiestas solenes, ningún sacristán me puede llevar ventaja; y estos oficios bien los puedo ejercitar casado, y ganar de comer como un príncipe.
AMO. Ahora bien, muchacha: escoge de los dos el que te agrada; que yo gusto dello, y con esto pondrás paz entre dos tan fuertes competidores.
SOLDADO. Yo me allano.
SACRISTÁN. Y yo me rindo.
CRISTINA. Pues escojo al sacristán.
(Han entrado los músicos.)

AMO. Pues llamen esos oficiales de mi vecino el barbero, para que con sus guitarras y voces nos entremos a celebrar el desposorio, cantando y bailando; y el señor soldado será mi convidado.
SOLDADO. Acepto:

«Que, donde hay fuerza de hecho,
Se pierde cualquier derecho».


MÚSICOS. Pues hemos llegado a tiempo, éste será el estribillo de nuestra letra.
(Cantan el estribillo.)

SOLDADO.
«Siempre escogen las mujeres
Aquello que vale menos,
Porque excede su mal gusto
A cualquier merecimiento.
Ya no se estima el valor,
Porque se estima el dinero,
Pues un sacristán prefieren
A un roto soldado lego.
Mas no es mucho: que ¿quién vio
Que fue su voto tan necio,
Que a sagrado se acogiese,
Que es de delincuentes puerto?
Que adonde hay fuerza, etc.»

SACRISTÁN
«Como es proprio de un soldado
Que es sólo en los años viejo,

Página 47 de 101
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: